Eduacion de Ninos Sensibles

Lunes, 13 Octubre   

¿Has oído hablar de las ventajas que puede tener para tu hijo el hecho de tener un animal doméstico? Es cierto que se trata de un trabajo añadido, que hay que ocuparse de su higiene y salud, pero sus compensaciones son tan importantes que vale la pena el esfuerzo. Los psicólogos coinciden en que el hecho de tener un animal de compañía, fundamentalmente un perro, conlleva una serie de obligaciones para su dueño (tales como pasearlo, ocuparse de su comida, mantenerlo limpio, acordarse de las vacunas que se le deben poner, etc.) que le hacen salir de su aislamiento y preocuparse de otras cosas que no sean sus obsesiones habituales. Además, la corriente de afecto que enseguida se establece entre el animal y su dueño es enormemente beneficiosa desde el punto de vista físico y emocional. David Servan-Schreiber, profesor de Psiquiatría y fundador de un centro de medicina alternativa en la Universidad de Pittsburgh (EE. UU.), señala en su libro Curación emocional (Kairós) los enormes beneficios derivados del hecho de tener un perro en casa: desde la estabilización de la presión arterial que se establece en enfermos cardiovasculares hasta la mejora que experimentan los afectados de depresión, que ven reducida su melancolía y su ansiedad por la relación de afecto y compañerismo que mantienen con sus mascotas.